Seleccionar página

Arroz con almejas y gambas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(7 votos, media: 4,57 de 5)

60′

Raciones

4

Ingredientes
  • 350 g de Arroz Rocío
  • 250 g de almejas
  • 250 g de gambas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo pequeño
  • 1 hoja de laurel
  • Vino blanco
  • Perejil
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de Oliva

Disfruta del mejor arroz canario con esta deliciosa receta de arroz con almejas y gambas. Prepara esta receta paso a paso y disfrútala con toda la familia.

Apuesta por el arroz más canario, con una receta que hace honores a uno de los motores de la vida en las Islas Canarias: el mar. Con las almejas y las gambas como acompañantes principales del arroz, en Rocío te proponemos una receta llena de sabor, con la que podrás sorprender a tus familiares y amigos, en esas ocasiones especiales, en las que todos queremos dejar huella. Adéntrate en tu cocina y saca tu mejor faceta de chef para preparar un plato exquisito de arroz con marisco y el mayor acento canario. ¡Manos a la obra!

Arroz con almejas

Ingredientes para hacer Arroz con almejas y gambas

Preparación:

Lo primero que vamos a hacer es limpiar las almejas, en un recipiente con agua y sal. Mientras se quedan en reposo para que suelten la arena, poco a poco, aprovechamos para pelar las gambas. Dejamos reservados los restos para realizar el caldo casero.

Cómo hacer arroz con almejas y gambas

Para preparar el caldo casero, necesitamos poner a hervir una olla honda con agua, en la que vamos a introducir el puerro, la sal, el perejil y los restos de las gambas. La dejamos hervir durante unos 30 minutos y pasamos el caldo por un colador. Aprovechamos el tiempo en el que se va cociendo el caldo de marisco para ir avanzando en la elaboración del arroz.

En el siguiente paso, tenemos que pelar y picar la cebolla y los dientes de ajo. Después, ponemos una sartén honda con aceite a calentar a fuego medio. Cuando se haya calentado el aceite, sofreímos el ajo y la cebolla. Cuando veamos que la cebolla está tierna y con aspecto transparente, añadimos el pimiento rojo picado y el tomate rallado. Removemos durante 10 minutos.

Sofrito arroz con almejas y gambas

Escurrimos las almejas en un colador y las echamos en la sartén. Después, echamos un chorro de vino blanco por encima y removemos hasta que se evapore el alcohol y se abran las almejas. Cuando ocurra esto, añadimos el arroz Rocío Largo y lo rehogamos bien. Condimentamos con pimienta negra molida, agregamos nuestro caldo de pescado casero (unos 700 ml, dependiendo de si nos gusta más o menos caldoso) y rectificamos de sal.

Arroz con almejas

El caldo deberá de estar caliente en el momento de echarlo y tendrá que llegar a hervir. El tiempo de cocción de este arroz es de 16 minutos con la tapa de la olla puesta. Transcurridos estos minutos, tendremos nuestro arroz listo para servir.

Arroz con almejas y gambas

Disfrútalo más con gambas

Para darle un toque extra de sabor a esta receta y aprovechar las gambas del caldo casero, podemos añadir este marisco a nuestra receta. Debemos poner las gambas peladas en la sartén a los 11 minutos de empezar a cocer el arroz, cuando queden 5 minutos para que el arroz termine de hacerse. De esta manera, las gambas no quedarán duras.

Así, lograremos hacer una receta de arroz muy tradicional y deliciosa con la que completar una celebración con familiares y amigos. Esta variedad de arroz es una opción más económica que el famoso arroz caldoso con bogavante. El sabor es distinto, pero ambos están riquísimos. ¡No te quedes sin probarlos!

Con qué acompañar este delicioso plato de arroz con almejas y gambas

Un buen arroz festivo con almejas y gambas debe tener un buen vino para acompañar. Y es que no hay plan mejor que un buen arroz con una copita de vino, más aún si podemos disfrutar de la comida en una zona de costa o naturaleza, al más puro estilo canario.

Lo ideal sería servir un vino blanco fresco y afrutado. También se puede incluir como maridaje un vino rosado joven, pero eso ya dependerá de los gustos personales de los comensales. Lo que sí que tiene que quedar claro es que el arroz no podrá alcanzar el sobresaliente si no cuenta con un buen brindis al inicio y al final de la comida. ¡Chin-chin!

¿Comprar gambas cocidas o crudas y cocerlas en casa? 

Las gambas congeladas son muy cómodas para cocinar y es más fácil mantenerlas en buen estado, pero una de las desventajas que tienen es que en el proceso de congelado y descongelado pierden mucha agua, por lo cual suelen quedar más secas que unas gambas compradas frescas y cocidas en el momento de la preparación de una receta. No obstante, si te decides por esta opción, es importante descongelarlas con cuidado para mantener su calidad lo más alta posible. Lo más conveniente es descongelarlas en la nevera, dejándolas ahí unas cuatro horas.  

En definitiva, comprar las gambas frescas es una opción un poco mejor que adquirirlas cocidas, pero también es necesario conservarlas y prepararlas adecuadamente. Lo más importante es recordar que lo ideal es consumirlas en las siguientes 48 horas a haberlas comprado y que, según llegues del mercado o supermercado, debes guardarlas en la nevera, para que se mantengan en estado óptimo. 

Las gambas frescas, además de mantenerse más jugosas, tienen menos sal que las que vienen cocidas, por lo que son una opción más saludable, sobre todo para personas que, por problemas médicos como la hipertensión, deben cuidar el consumo de este ingrediente. 

Para evitar que las gambas frescas queden saladas y pierdan esta ventaja que las hace más saludables, es recomendable hervirlas sin sal y, una vez que estén cocidas, sumergirlas en agua fría -esta sí con una cantidad moderada de sal-. De esta manera, absorberán la sal durante el proceso de enfriamiento, pero no será una cantidad excesiva, y quedarán exquisitas. ¡A disfrutar! 

Comparte con tus amigos esta receta

Compartir en whatsappCompartir