Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra [Política de Cookies] Aceptar cookies
Seleccionar página

Paella de marisco

1h 30 min

4

Ingredientes

Para el fumet:

  • 200 g de gambas arroceras
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra
  • 800 g de agua
  • 1 rama de apio
  • Sal

Para la paella:

  • 350 g de Arroz Rocío
  • 8 mejillones
  • 200 g de almejas
  • 8 gambones o langostinos grandes
  • 3 ó 4 dientes de ajo
  • ½ cebolla
  • 200 g de calamares cortados en aros (1 calamar mediano)
  • 100 g de tomate natural triturado (puede ser de bote)
  • ¼ cucharadita de pimentón dulce de la Vera
  • Unas hebras de azafrán
  • Una pizca de colorante amarillo (opcional)
  • Sal al gusto

¿Tienes plan familiar este fin de semana? ¿Nervioso porque aún no tienes receta elegida? Arroz Rocío te trae la solución. Si tienes una cita especial con los que más quieres, el plato estrella con el que los deslumbrarás está decidida: paella de marisco. Un auténtico placer para el paladar que traerá todo el sabor del mar en un solo bocado. Si crees que es una tarea imposible, tranquilo porque tan solo tienes que seguir los pasos que nos indica La Palmera Rosa y alcanzarás el triunfo. Nadie puede resistirse a preparar una receta capaz de convertirse en el éxito de tu reunión familiar.

Preparación:

  1. ¡Comenzamos nuestra receta! En primer lugar, prepararemos el fumet. Para ello, en una olla pondremos el aceite y añadiremos las gambas arroceras. Sofreímos a fuego medio durante unos 10 minutos y removemos de vez en cuando.
  2. A continuación, retiramos unas 8 o 10 gambas de la olla. Reservamos.
  3. Ahora, añadimos el agua, la sal y la rama de apio y cocinamos todo durante unos 15 minutos.
  4. Pasado el tiempo, quitamos la rama de apio. Trituramos el contenido de la olla con ayuda de una batidora y colamos con un colador fino, de manera que evitemos que caigan algunas cáscaras al caldo. Reservamos el fumet.
  5. ¡Llega el momento de comenzar con nuestra paella! En primer lugar, pelamos la cebolla y los ajos, cortándolos en trozos pequeñitos. En una paella, vertemos el aceite y. una vez se haya calentado, doramos un poco los ajos. Incorporamos la cebolla y sofreímos todo a fuego suave hasta que alcance un tono transparente.
  6. Paralelamente, coceremos los mejillones al vapor. En una olla aparte, pondremos los mejillones con un chorro de vino blanco y taparemos. Cuando se abran las conchas, los sacamos del fuego y reservamos.
  7. Seguidamente, incorporamos a la paella los calamares ya troceados, sofriendo durante unos 5 minutos.
  8. A continuación, agregamos el tomate triturado y cocinamos durante unos 5 minutos más.
  9. Añadimos el pimentón dulce, las hebras de azafrán, el colorante (esto es opcional) y el arroz. Rehogamos un par de minutos, removiendo bien para que el arroz coja todo el sabor del sofrito.
  10. ¡Es el momento de echar nuestro fumet! Aún caliente, lo vertemos sobre el arroz. Cocinaremos durante 5 minutos a fuego fuerte hasta que hierva. Luego, bajaremos a fuego medio.
  11. Ahora, incorporaremos las almejas y los gambones o langostinos. Rectificamos de sal si fuera necesario.
  12. A pocos minutos de finalizar el plato, añadiremos las gambas arroceras que habíamos reservado durante la cocción del fumet, así como los mejillones cocidos al vapor, a los que le habremos separado de una de las conchas. Para obtener una presentación más cuidada, los distribuiremos de forma ordenada en la superficie de la paella.
  13. Una vez el arroz esté en su punto, retiramos del fuego y dejamos reposar, tapando la paella con un paño durante 5 minutos. ¡Ya puedes servir!

 

Sugerencias de la receta

Antes de ponerte manos a la obra, échale un vistazo a estos consejos para hacer que tu receta sea un éxito total:

  • ¿No tienes tiempo para hacer tu fumet? No te preocupes. Siempre podrás usar agua, aunque el resultado no será tan sabroso. Y, ¿por qué no un caldo de pescado casero que ya hayas preparado previamente? Recuerda que el éxito de las recetas está en los detalles.
  • Si no tienes mejillones o no disponemos de gambones, siempre podrás sustituir unos productos por otros. Podrás cambiar los mejillones por almejas, y los gambones por langostinos. ¡Utiliza el marisco que más te guste para hacer tu paella ideal! Y si prefieres que no se cocinen aparte, siempre podrás añadirlos al arroz y que se cuezan a la vez que la paella.
  • Haz que tu plato se convierta en una ocasión especial maridando tu receta con un buen vino blanco seco. De esta manera, conseguiremos ese punto que le faltaba a nuestra paella para convertirse en un plato digno de cualquier banquete. Recuerda, sabores que complementen al sabor del mar, no que lo oculten.
  • ¿Sigues dándole vueltas a cómo obtener un fumet para tu paella? Un truco infalible es reservar el agua de cocción de los mejillones para el arroz. Eso sí, recuerda colarlo bien para que no añadamos impurezas.

 

Curiosidades

La paella es uno de los platos estrella de la gastronomía española, mundialmente conocida y apreciada. Tiene infinidad de variantes, ya sea de carne, de verduras o de pescado, todo es cuestión de gustos. No existe una receta original de la paella, sino que nace de la tradición de los campesinos y pescadores de preparar una comida fácil con los ingredientes de los que disponían. Al final, hay tantas recetas de la paella que es imposible decantarse por una. ¡Todas son buenas!

Nutricionalmente, es un plato muy completo. Contiene todos los requisitos para ayudarnos a obtener la energía que necesitamos para el día, además de que consigue un sabor insuperable gracias al uso del caldo y a la cocción de los productos elegidos juntos al arroz, dotándolo de un matiz muy especial. Ese color tan característico que coge la paella es gracias al uso del pimentón y las hebras de azafrán, aunque siempre podrás utilizar colorante para que coja un color más amarillo. Y eso sí, no te olvides de los detalles, de cuidar paso a paso tu receta y de seguir experimentando con tus paellas. ¡Son una auténtica delicia!

Los mejillones

Deliciosos y llenos del sabor del mar, los mejillones son un manjar. Son ideales para acompañar salpicones, paellas, arroces de marisco, ensaladas o, simplemente, degustándolos cocidos al vapor con un chorrito de vino blanco o agua. Son tan fáciles de preparar que no tienen ninguna dificultad en su cocinado. Eso sí, hay que limpiar bien las cáscaras previamente para que nuestro plato no tenga impurezas.

No solo están riquísimos, sino que además son ideales para cuidar de nuestra salud. Son una fuente de hierro, Omega 3 y vitamina C. Son geniales para controlar la hipertensión y la retención de líquidos, así como a regular nuestro colesterol.

Entrar en el mundo de la paella es un gran paso para un cocinero. Enfréntate a los fogones y regálale a tu familia una receta marinera perfecta para tu próxima reunión. ¿Seguimos cocinando con Arroz Rocío?